Mi primera experiencia como madre viajera

Written by Transformandonos

Bogotá, 21 de junio de 2018

Cuando contábamos que nos íbamos a ir dos meses a recorrer Latinoamérica, la primera pregunta que nos hacían era : ”Pero ¿con la bebé?” Una pregunta obviamente retórica para los que nos conocen, puesto que no la dejaríamos tan chiquitita sin sus papás a no ser que fuera por razones de fuerza mayor (muy mayor, jejeje)
La segunda reflexión era: “¿A esos países?” Secuestros, robos, muerte…  toda clase de miedos horribles se verbalizaban para ‘apoyar’ nuestra decisión.
Y como mucho podíamos recibir un: “pero vais con una organización” como única opción para comprender que realmente no estaríamos ‘desamparados’. No, sólo vamos a VIVIR y a ver qué nos depara Latinoamérica.
Estos comentarios, que he de decir que provenían del 85% de la gente, porque el otro 15 se moría de envidia (y alegría), quieras que no, pesan. Te hacen plantearte si es una buena idea, si estás poniendo en riesgo a tu familia, si estás loca o eres una irresponsable.
Bueno, pues esta es mi experiencia.
Para poneros en situación, Vega tenía al iniciar el viaje, un año y 25 días y llevaba gateando poco más de un mes (ahora ya está dando sus primeros pasos con apoyo). Es cierto que muchas anécdotas del viajero, en mi caso, han sido vividas como una experiencia extrema: ir en lancha con una bebé, viajar de noche por comunidades (e infraestructuras) indígenas, adentrarnos en la selva de noche para ver amanecer en Tikal… representan retos de autocontrol que de otro modo no habría vivido. Igual que situaciones con Vega que podrían haber pasado en casa, como su primera caída de la cama con el considerable golpe en la cabeza, las salida de sus primeros dientes… son momentos realmente difíciles que exigen que la familia esté bien unida para llevarlos de la manera más sana posible.
Nos hemos sentido realmente afortunados por poder darle tiempo de calidad con sus papás a Vega. Y no sólo tiempo, VIDA de atención plena. Hemos estado más presentes con ella y con nosotros mismos, cosa que el día a día a veces nos impide. En ocasiones hemos bajado el ritmo del viaje o modificado rutas, por considerar, una vez en el sitio, que serían demasiodo para ella. También hemos seleccionado transportes que son más cómodos o seguros, algo que no nos habíamos planteado en viajes anteriores. Pero es algo positivo a mi entender porque hemos ‘caminado al ritmo del más lento’, como nos enseñan los zapatistas.
Ver con qué ilusión y alegría recibía Vega cada nuevo lugar, cómo se desenvolvía con cada nueva persona.
Puedo decir que da gusto viajar con una bebé, todo el mundo te sonríe, te habla… por lo que estás más abierta a relacionarte con la gente. Vega ha levantado pasiones allí donde ha estado. Otra gran lección fue ver cómo desmontaba nuestros miedos a un viaje de 10 horas en avión. Nos ha recordado que donde estamos nosotros está nuestro hogar.
Ver cómo juega sin juguetes, con la VIDA, con el entorno, con cada persona que está a su paso, para mí ha sido realmente maravilloso. Para el viaje preparé una pequeña pelota, siete mini libros seleccionados de kalandraka , tres marionetas de dedos de animales, unas pequeñas pinturas (que olvidé pero luego le regalaron en el avión) y un pequeño peluche que nos dejamos en España en casa de los primos cuando fuimos a despedirnos. Nada de esto ha sido necesario. Sí que los ha usado, pero en momentos muy puntuales casi sin representación.
Además hemos visto cómo ha evolucionado de rápido, parecía que se hacía más niña cada día. Es la muestra de cómo este viaje a ampliado su mente y, quiero pensar que, su corazón.
Sé que no recordará esta aventura pero ya forma parte de esa gran mujer que es y será.

Cris.

9 thoughts on “Mi primera experiencia como madre viajera

  1. Simona says:

    Si viajar solo te enriquece, viajar con niños te cambia realmente la visión de la vida y de la educación, yo creo que para ellos es una experiencia formativa importantísima aunque sean tan pequeñines. Muy bien hecho!!! Soy parte del 15 % que ha tenido envidia (buena) y alegría al enterarme de vuestro proyecto, y seguro que será el primero de muchos!!!

    • Transformandonos says:

      Gracias, Simona, por tus palabras. Seguiremos compartiendo la ilusión por la vida.

  2. Diana Abril says:

    Vega una bebé hermosisima, encantadora, a mí me enamoro. Que agradable haberles conocido.
    Que bonita experiencia Criss.
    Un abrazo desde Colombia…..

    • Transformandonos says:

      Gracias Diana. Fue un placer conocerles y compartir con ustedes ese día tan bonito bajo el sol y sobre los peces.
      Un fuerte abrazo.

  3. Me alegro de leer tus reflexiones, recuerdo un viaje con Sergio de 2 años con sensaciones parecidas.

    • Transformandonos says:

      Gracias por compartirlo. A veces pensé si es que había elegido la etapa madurativa adecuada para viajar con Vega, pero creo que todas son perfectas si se viven con amor.

  4. Leonor says:

    Pues yo fui parte del 85% pero quiero que sepas que para nada me parecía un tema de irresponsabilidad, al revés, de generosidad, porque salir de la comodidad del entorno de conford con un bebé me parece muy duro y sacrificado. No pensaba que ella lo pasaría mal, sino vosotros. Tengo que hacer un viaje largo con Jordán dentro de poco y tus palabras han empezado a convertir mi angustia en ilusión, gracias, sois muyyyy bonitos los tres.

    • Transformandonos says:

      Me alegro de servirte de inspiración, seguro que lo disfrutáis un montón. Ya nos contarás tu experinecia.

  5. Ana says:

    Gracias linda por compartir un pedazo de esa Vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.