La Morada

Written by Transformandonos
Casa feminista de Teusaquillo, La Morada
Bogotá 5 de mayo de 2018
Jenn ( se dice Yin) ha pedido un préstamo y paga el alquiler de La Morada hasta que sea totalmente autogestionada. Está atenta a todo y organiza ese espacio libre de machismo, racismo, clasismo, especismo y capacitismo, como reza a la entrada frente a un precioso mural de temática vegana.
Tiene a mucha gente alrededor porque La Morada va a ser grande y ya late llena de vida y sentido.
De pronto llega un camión de sillas y aparecen manos para descargar, un grupo de artistas de calle, ultima los acuerdos en una de las habitaciones de la entrada, la casa estará llena de murales, se pinta la barra de bar… Todo con la alegría que armoniza la atractiva música que suena. En La Morada también habitan grupos de rap y batucadas femeninas.
Hoy, hemos participado en las tareas. Yo he construido un banco para la biblioteca, donde la gente leerá del feminismo y de otras fuentes frescas de justicia.
Cris y Chemita pintaban de morada las ventanas del exterior con otras compañeras. Gotitas de agua que van ayudando a florecer un proyecto precioso.
Colombia tiene mucha vida y está llena de proyectos importantísimos que componen las personas sencillas.

Iván.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellene para saber que no eres un spam *