Réquiem por Antigua

Written by Transformandonos
Antigua GUatemala, 16 de mayo de 2018
Esto no es un juicio de valor, ni pretende convencer absolutamente a nadie de nada. Simplemente es una opinión subjetiva de mis sensaciones pasadas y presentes tras una estancia determinada en la perlita colonial.
Elena, nuestra hada madrina del viaje, ya nos dijo que Antigua había cambiado. También Mónica (nuestra sacerdotisa maya madrina) lo dijo. Que le resultó muy distinta a cómo la había visto en ocasiones anteriores. A mí me pasó lo mismo. Atesoraba muchos recuerdos de esta bellísima ciudad y viajaba con mis compas de Latidoamérica para mostrarles sus encantos. Mi desilusión fue enorme cuando vi las calles dedicadas a la venta y al turismo de manera agobiante. Nos convertimos en gringos objetivo de mil ventas. Éramos billetes andantes. Los locales de comida habían aumentado mucho los precios desde la última vez y florecían comercios de comida rápida y no había cuadra sin ofertas de tours.
La verdad es que me costó reencontrarme con la Antigua serena y evocadora de la última vez que estuve en Guatebuena. Y es que el negocio del turismo, si no se cuida, corre el peligro de acabar con los modos de vida y los locales tradicionales y de expulsar a las personas que siempre han vivido allí, y que son la sal de este y todos los continentes.

Iván.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellene para saber que no eres un spam *