Domesticación

Written by Transformandonos
Guatemala, 21 de mayo de 2018
Viajar sirve para descubrir ideas propias y vicios que tenemos asumidas y damos por hecho, y nos ofrece la posibilidad de darles la vuelta o, simplemente, reflexionar sobre ellas.
Una de las cosas que me llamaron  la atención al aterrizar en Bogotá nada más comenzar el viaje fue que, mientras la tripulación se dirigía a los pasajeros indicando que debíamos permanecer en los asientos con los cinturones abrochados, un buen numero de personas ya estaba de pie, sacando los equipajes de mano de los compartimentos y preparándose para abandonar el avión.
Ese policía que nos han metido a todos adentro ya estaba haciéndome condenar la conducta de quienes desobedecian.
Retomo ese episodio porque, junto a varios otros que viví después, me han hecho reflexionar sobre los límites de la seguridad, la domesticación, la coacción (generalmente económica), el miedo y las cesiones o pérdidas de libertad.
En el estado español estamos muy domesticados si nos vemos en el espejo de América Latina. Aquí la gente actúa más libremente. Eso nos ofrece una mayor seguridad en muchos aspectos y hace que seamos más gobernables, pero nos robotiza, nos mete miedo mientras planea sobre nosotros la posibilidad de sufrir sanciones económicas si nos salimos de la vereda y, en general, nos quita unas cuotas de libertad importantísimas.
Cuando uno viaja a Latinoamérica se da cuenta de la inmensa importancia de sacarse el palo del culo y ser un poquito más libre.

 Iván.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.