El mejor método de aprendizaje

Written by Transformandonos

Sea como sea el mundo exterior, usamos los sentidos para explorarlo y delimitarlo. El mundo es una infinidad de posibles impresiones sensibles, y sólo somos capaces de percibir una pequeña parte de él. La parte que podemos percibir es luego filtrada por nuestra experiencia única, cultura, lenguaje, creencias, valores, intereses y suposiciones. Cada uno vive en su realidad única, construida por sus propias impresiones sensibles y experiencias individuales de la vida, y actuamos de acuerdo a lo que percibimos: nuestro modelo del mundo. (…)Un artista, un leñador y un botánico que dan un paseo por un bosque tendrán experiencias muy diferentes y advertirán cosas muy distintas.

Introducción a la Programación Neurolingüística.

Joseph O´Connor y John Seymour

Esto es lo que pretendía trabajar con las peques de Papoula en las actividades del inicio de la mañana. Mirábamos por la ventana con ojos de personas expertas en arquitectura, ganadería u ornitología con el fin de calentar los motores de nuestra percepción, atención y concentración para las actividades que estaban por llegar.

En el pasado taller de matemáticas surgían dudas sobre si estos materiales manipulativos servirían para todos los niños y niñas o de si realmente la pedagogía activa es capaz de acompañar el florecimiento del potencial de cada individuo. Una cosa está clara, y decidme si no opináis como yo: todas las personas aprendemos de nuestras experiencias, de lo concreto a lo abstracto.

Por eso María Montessori dedicó un área entera a cultivar los sentidos de las criaturas de una manera minuciosa, porque son las herramientas para el conocimiento que usará durante muchos años. Los métodos fijos, las verdades absolutas, las programaciones rígidas, las lecciones muy cerradas o el único acceso a la realidad a través de un libro de texto dan lugar a mentes poco creativas, coartadas o reprimidas. Tener una solo vía para hacer las cosas a veces funcionará y otras veces no. Ofrecer más opciones de aprendizaje hace que se forje una mayor flexibilidad de comportamiento y por tanto de resolución de situaciones.

Pero que surjan estas dudas es algo totalmente normal, todas hemos pasado por ellas. El motivo es que no tenemos referentes cercanos que nos tranquilicen y nos sirvan de guía. Solo si estás interesado/a en el tema empiezas a conocer estos ejemplos y sus resultados. Por eso mi propuesta es informase, formarse y visitar otras escuelas, para que nos centremos en todos los cambios positivos que podemos hacer más que en las limitaciones con las que nos encontramos. Porque todos los problemas tienen solución o, al menos, diferentes formas de sobrepasarlos.

Para descubrir un mundo rico y lleno de posibilidades debemos estar abiertas a la experimentación, al descubrimiento, al juego y, por tanto, al fluir de la vida que no es estática ni única, sino que tiene tantas posibilidades como personas la conforman.

Descubrir nuestros propios recursos, nuestros intereses, nuestros objetivos, nuestro camino. Valorar todo con lo que contamos tanto en nuestro entorno como en nuestro intorno. Estas son parte de las metas de la pedagogía activa, pero no solo hablo de acompañar a la infancia para que las consigan, sino que nosotras como personas adultas, seamos capaces de seguir ese mismo proceso. Esta es la grandeza que nos otorga esta pedagogía, un camino de autoconocimiento y crecimiento personal. En nuestra mano está si lo abrazamos o lo pasamos por alto. Desde mi experiencia, si queremos que esta pedagogía funcione, no basta con utilizar materiales y espacios diferentes, es necesario un proceso de introspección que lo acompañe para ofrecer el acompañamiento y la presencia consciente que la infancia se merece.

A veces nos equivocamos, pero esos errores no son comprendidos como fracasos, sino como resultados de nuestras interacciones y decisiones. Una oportunidad única para darnos cuenta de las cosas que, de ser de otro modo, hubieran pasado desapercibidas. Esta manera de ver los procesos como aprendizaje y no centrarnos tanto en los resultados en sí, te dan otra forma de plantarte ante la vida, totalmente diferente al que proporciona el miedo al error, por si puede traer una reprimenda o un castigo. Corregir o eliminar lo que no funciona, es una buena manera de saber lo que sí funciona. Edison decía que cada intento no era un fracaso sino un éxito, porque reducía el número de formas que quedaban de intentarlo.

Desde la pedagogía activa se aspira a dar más oportunidades de aprendizaje para que elijan qué, cuándo y cómo hacerlo. Saber elegir de este modo es, en sí, un aprendizaje, un proceso. Seguramente una de las herramientas más valiosas que se llevan las criaturas para la vida: practicar la toma de decisiones para forjar su proceso de aprendizaje y, por tanto, de vida.

“Lo que puede significar un trozo de pan dependerá de que tengas hambre o no”

Entonces, ¿cuál es el mejor método de aprendizaje? Sin duda el que cada persona elija. Fíjate que hablo de métodos de aprendizaje y no de enseñanza. Por eso cada persona sabe, si se le deja, cuál es el camino correcto para el conocimiento. Conocer y tener presentes los diferentes estilos de aprendizaje es fundamental para ofrecer experiencias educativas que transformen desde el corazón. Porque esa atención reconforta y da la confianza y seguridad necesarias para seguir adelante creciendo de la mano de la infancia. Es costoso, lleva mucho tiempo, nos saca de nuestra zona de confort, pero es una oportunidad gratificante y maravillosa para ser y estar en esta vida.

Para los/as que estéis cerca de Soria el próximo 17 de noviembre de 2018 realizaremos un taller para aprender a utilizar la base 10 y más de 30 amteriales complementarios.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.