La culpa en la maternidad

Written by Transformandonos

Hoy, en estas fechas tan próximas a celebrar en España el día de la madre, me gustaría que hablásemos de la gran compañera en la maternidad, la culpa. Te invito a leer este artículo hasta el final porque trae regalo.

A poco trabajo que lleves recorrido con la maternidad, ya te habrás dado cuenta que tus padres lo hicieron contigo lo mejor que pudieron, usaron todas las herramientas con las que contaban para criarte y educarte de la manera que mejor concebían. Ahora en muchos de los casos, puede que no comulgues con su forma de hacer y luches día a día por dejar de reproducir ciertos patrones. Pero aún así, comprendemos, aceptamos y valoramos todo lo que hicieron con nosotras.

Si has llegado este punto de sanación, enhorabuena. Pero, ¿y qué pasa cuando los fallos los cometemos nosotras? ¿También vamos a tardar 30 años en perdonarnos?

“No te sientas culpable de una situación, siéntete responsable de mejorarla” V.M.L.

Quiero ponerte un ejemplo desde mi propia experiencia. Me concibo como una mujer cíclica y ya sé que normalmente en mi fase premenstrual estoy más irascible, más nerviosa y me cuesta más esfuerzo contener ciertas conductas. No me culpabilizo por ello, no me fustigo. Intento respirar y estar más consciente para evitar ciertas situaciones que sé que me pueden sacar de mi centro. Acepto que estoy en ese momento, asumo mi responsabilidad y lo intento hacer lo mejor posible. Creo que esta es la actitud, por lo menos que a mí me es útil, ante cualquier error que cometamos con nuestros/as peques.

Si sabes cómo quieres hacerlo pero, en ocasiones, no te sientes capaz, te ves sobrepasada por falta de herramientas…. acepta la situación en la que te encuentras, no para acomodarte o para excusarte sino como una forma de autorrespeto. Porque tienes un compromiso contigo misma de hacerlo lo mejor posible.

Ahora quiero proponerte unas preguntas que te pueden servir de reflexión para afrontar las situaciones en las que la culpa te sobreviene:

  • Primero, recuerda esa situación y piensa qué hiciste.
  • ¿Qué aspecto de tu autoimagen dañaste? Es decir, piensa esa afirmación que tenías de ti misma y que cayó tras esa situación, esas expectativas, esos “yo debería…”.
  • ¿Cómo puedes resolver la culpa que tienes dentro de ti? Si lo piensas en frío, sé que tú encontrarás la mejor clave para ti. Compromiso, aceptación, perdón.
  • ¿Qué acción puedes llevar a cabo para revertir esta situación?

Y, sobretodo, cuando llegan los fallos repite como un mantra “ aprendo de mis errores “, “ en ese momento no he sabido hacerlo mejor “, “me acepto, me valoro, me perdono”

Me despido con el deseo de que te este artículo te sirva para mirarte y encontrarte como la gran madre que eres (o la gran madre que tienes como compañera) y te quiero ofrecer estas dos oportunidades para regalarte o regalar en el día de la madre.

(Válido del 1 al 5 de mayo)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.