LA CONCIENCIA ES EL PRIMER PASO PARA LA TRANSFORMACIÓN

Written by Transformandonos

conciencia

Si estás leyendo esto es porque ya te has sensibilizado de la necesidad de un cambio educativo. Quizás ha sido gracias a una compañera que te ha abierto los ojos a que otra manera de hacer, diferente a la tradicional, es posible y funciona. Puede ser debido al crecimiento que te ha dado tu experiencia maternal. O quizás haya sido una situación límite en tu aula la que te haya llevado a pensar que no puedes seguir así.

Algo debe cambiar, pero ¿qué? ¿Son las actividades que preparo a los niños y niñas las que no se ajustan a las necesidades? ¿Es mi aula que no está bien estructurada? ¿O soy yo que me estoy quedando sin paciencia? Algo no funciona, aunque aún no acertamos a decir qué es. A pesar de que siempre es lo más difícil, y nuestro ego nos dice que lo ideal es echar balones fuera, podemos partir de preguntas hacia nuestro interior: ¿Qué es lo que realmente me está sacando de quicio? ¿Es su comportamiento inaceptable o es que esta situación remueve algo dentro de mí? ¿Qué respuestas me gustaría dar y no lo consigo? ¿Qué modelo quiero ser para la infancia?

En cualquier relación con los más pequeños nos encontramos en situaciones que nos superan, que nos hacen gritar, repetir frases que nos decían nuestras abuelas y que tanto odiábamos o que nos hacen alejarnos del escenario para romper con la situación de estrés. Pero si cambiamos la mirada, estas situaciones son un regalo para poder avanzar y crecer de la mano de los niños y niñas que nos rodean. Es ese momento de conciencia en el que te das cuenta de que algo debe cambiar, cuando realmente comienza la transformación. Así empieza un momento de transición interior, de crecimiento, evitando las culpas, el miedo y el castigo hacia nosotros/as mismos/as, con frases tan habituales como “soy una mala madre”. Como asegura el pediatra José María Paricio en su libro Tú eres la mejor madre del mundo1 sois las mejores madres y padres que vuestros hijos e hijas pueden tener, así que no lo digáis ni en broma. Esta transformación debe venir desde la alegría de saber que estamos en el camino, que buscamos soluciones, que tenemos una visión positiva y proactiva y de que queremos crecer como docentes, como padres y como personas.

La palabra “transformar”, según la Real Academia de la Lengua Española, es “hacer mudar de porte o de costumbres a alguien.” Como apunta Juan del Río en su libro Guía del movimiento de transición2:

“El mundo que vivimos, nuestra cultura y nuestra sociedad está en continua e imparable transformación, en transición”

 

Por eso, afirma,  “podemos entender y vivir la transición (o transformación) de muchas maneras:

– Como un proceso interior (…).

– Un proceso liderado por el ejercicio práctico (…).

– Un enfoque enraizado en el lugar y en el contexto (…).

– Una herramienta para la transformar los problemas en soluciones (…).

– Un cambio cultural (…).

– Un proceso económico (de emprendimiento social y ecológico).

– Un cuentacuentos (como creador de un nuevo imaginario de posibilidades).”

Todo ello es aplicable a la transformación educativa, para hacer que se adapte a nuestras necesidades y posibilidades, a las de nuestro alumnado y familia y a las de nuestra sociedad.recursos bibliográficos

Y ahora que tengo claro que quiero mejorar ¿qué puedo hacer? Busquemos los recursos necesarios que nos ayuden en este crecimiento, investiguemos qué es lo que conecta con nosotros/as. Sabemos que no hay una única y correcta manera de educar o ser educando, que debemos adaptarnos a cada situación, a cada contexto y a cada niño. Busquemos gente afín  con la que poder hablar, compartir dudas, preocupaciones e inquietudes y, si no encuentramos a nadie en nuestro círculo más cercano, recordemos que la comunidad educativa de Internet es amplísima.

Ahora solo falta echar a andar, continuar el camino más fortalecidos/as, a sabiendas de que los niños y niñas son súper agradecidos y cualquier cambio, por pequeño que sea, siembra una semilla visible y va dando sus frutos. Ahora ya sabemos que para cambiar el modelo debemos empezar por uno mismo.

“Las cosas no cambian, cambiamos nosotros”

Henry David Thoreau 3.

 

Os invito a que aprendamos juntos/as del proceso: comienza TransFormándoNos.

 

1Paricio, J.M. Tú eres la mejor madre del mundo. SA Ediciones B. 2013
2Del Río, J. Guía del movimiento de transición. Catarata. Madrid. 2015.
3Thoreau, H.D. Walden. Catedra. Madrid. 1854

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.