CÓMO COMUNICARSE CON LOS NIÑOS Y NIÑAS HASTA LOS TRES AÑOS

Written by Transformandonos

Desde que nacemos tenemos la capacidad de comunicarnos. La risa y el llanto son nuestras primeras herramientas y pronto comenzamos a probar sonidos y gestos que nos permiten expresar lo que sentimos o necesitamos. Pero para las personas adultas no siempre es fácil entender que es lo que quieren decir los bebés hasta que no dominan el lenguaje y, más difícil aún, hacerse comprender “No me hace ni caso”, “no sé si no me entiende o no me escucha”… Hoy abordaremos este tema buscando estrategias de comunicación efectivas con los niños y niñas desde el nacimiento a los 3 años.

Desde el punto de vista adulto, en ocasiones puede parecer que los/as más pequeños/as de la casa nos retan, hacen lo que quieren o nos desobedecen a propósito, “van a su bola”. Estas percepciones suele ser indicativos de que nos cuesta interpretar lo que realmente ocurre en la vida en esta etapa. Vamos por partes.

LOS BEBÉS SE MUEVEN POR IMPULSOS

Durante los tres primeros años de vida, los niños y niñas dependen de sus figuras de referencia para cubrir sus necesidades. A partir de los dos años empiezan a identificarse como personas independientes y van demostrando cada vez más conductas de, lo que María Montessori llamaba, el desarrollo de la voluntad, la capacidad de guiar sus acciones tomando decisiones, no sólo moviéndose por impulsos. Con la llegada del lenguaje, comienza el desarrollo de la autonomía de los/as más pequeños/as y esta dependencia disminuye.

Es a partir de los 3 años cuando empieza a desarrollarse la autodisciplina, tan indispensable en pedagogías activas como el método Montessori y toman, si se lo permitimos, las decisiones y responsabilidades que son acordes a su etapa madurativa (en Google encontramos numerosas infografías que nos dan una idea de lo que los niños y niñas pueden/deben hacer y decidir por sí mismos/as).

En resumen, es a partir de los tres años cuando las criaturas van asimilando y comprendiendo los límites y normas de su entorno,  integrándolos como suyos ya que, hasta el momento, les hacían caso o no dependiendo de si atendían a sus necesidades. Por ejemplo, podemos conseguir que recojan los juguetes el día que le interesa la actividad porque necesitan movimiento, porque les gusta meter las cosas en recipientes o por observar la respuesta de los adultos/as y no porque saben que es lo que deben hacer.

Esto no significa que sean desobedientes o que nos reten, sino que madurativamente no están preparados. Exagerando para comprender la situación, sería como considerar que a una niña de 3 años no le gustan las historias porque no atiende durante 20 minutos la lectura del Quijote. Este aprendizaje, como todos, es un proceso en el que irá “obedeciendo” o atendiendo a las normas poco a poco. Al principio no responderán siempre, una vez sí y tres no. Al tiempo será capaz de utilizar la voluntad por motu propio para dar respuesta a los intereses de otras personas. Y finalmente, será capaz de responder a las normas como un elemento totalmente integrado, realizando tareas, como el recoger, con entusiasmo y respeto.

ENTONCES, ¿CÓMO HAGO PARA NO ACABAR SIEMPRE EN CONFLICTO?

El conflicto no es malo, aunque a menudo resulta desagradable. Debemos ver cada conflicto como una oportunidad de aprendizaje, acompañando la frustración y evitando nuestra explosión emocional.

Algunas indicaciones que nos pueden ayudar:

Pongamos un ejemplo:

Es la hora de irse a casa pero quiere seguir en el parque y se enfada. En vez de gritar su nombre al viento, nos acercamos, bajamos a su altura, tocamos su hombro, tomamos contacto visual con sus ojos para asegurarnos de que nos escucha y le decimos “Te encanta jugar en el parque y querías quedarte más rato. Lo sé. Pero el momento de jugar en casa ha llegado. No te gusta que te corten el juego y te sientes frustrada”. Es sólo un ejemplo, cada persona elegirá las palabras que más conecten con sus peques y con sí misma.

Y ante todo, debemos tener claro que la mejor manera de lograr que los niños adquieran estas prácticas a la hora de superar las emociones más desagradables es servirles de modelo en el día a día. Si ellos ven que las personas adultas que le rodean se hablan calmadas, empáticas, atentas a las necesidades de otras… ellos/as aprenderán que esa es la mejor manera de hacerlo. De 0 a 3 aprenden sobre todo de la imitación, por lo que es muy importante tener en cuenta cómo sus personas de referencia reaccionan y solucionan los problemas de su día a día.

EN DEFINITIVA: PRACTICAR LA ESCUCHA ACTIVA

Cada emoción desagradable lleva consigo una necesidad sin cubrir. Nuestra misión será hacer el esfuerzo físico y mental de tener en cuenta porqué se da ese comportamiento, qué necesidad tiene sin cubrir. Y de qué manera podemos compaginarla con la nuestra. Para escuchar necesitamos, por tanto, humildad, conteniendo nuestro pronto emocional del que luego nos arrepentimos al obtener negativas.

CUANDO HABLE SERÁ TODO MÁS FÁCIL ¿Y HASTA ENTONCES?

Cada vez es más utilizada otra herramienta comunicativa que nos ayuda a comprender a nuestros bebés hasta que pueden expresar sus necesidades: la lengua de signos con bebés. Realizar diferentes signos para expresar conceptos concretos ayuda a la comprensión de ambas partes reduciendo la frustración y aumentando la coordinación ojo-mano y la autoestima. Aquí y aquí podéis encontrar diferentes recursos sobre este apasionante sistema de comunicación del que os hablaré más adelante.

Comments: 7

  1. Patricia says:

    Gracias Cristina por un artículo tan bien explicado. Está genial !!!

    • Transformandonos says:

      ¡Gracias a ti por tus palabras, Patricia!

  2. Dzeni says:

    Me ha gustado mucho la información gracias Cristina

    • Transformandonos says:

      Gracias a ti, Dzeni. Seguiré ampliándola.

  3. Hola! Soy Noelia Martín Durán directora y fundadora de Bebés Y Signos desde dónde desarrollamos de manera integral la Comunicación Temprana Gestual o CTG
    Gracias por tu artículo, por hablar así de bonito de la Comunicación asertiva a la que tanta importancia le damos en nuestros cursos y por nombrar como herramienta clave los signos para bebés ⭐

    • Transformandonos says:

      Gracias a ti por tu comentario, Noelia y enhorabuena por tu bonito trabajo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellene para saber que no eres un spam *