DEL DESCUBRIMIENTO DE LA PEDAGOGÍA ACTIVA A LA PRÁCTICA DEL ACOMPAÑAMIENTO (DEL MITO AL LOGOS)

Written by Transformandonos

Un día os conté cómo empezó todo, cuál ha sido mi experiencia con la pedagogía activa. Pero el proceso no siempre fue cómodo y gratificante. Hoy os abro un poco más mi corazón por si os ayuda, os inspira u os da fuerzas. Ya sabéis que estoy aquí.

Podría reducir mi proceso de transformación educativa (y personal) a algo tan sencillo como:

  1. No sabía lo que quería
  2. Sabía lo que no quería
  3. Era consciente de lo que quería pero no sabía aplicarlo
  4. Soy consciente y aplico el modelo educativo que es coherente con mi sentir y mi pensar

Me quiero centrar en los dos últimos pasos. Es genial cuando descubres que allá afuera hay gente que está haciendo cosas maravillosas, en sintonía contigo. En mi caso, cuando comencé a investigar y a formarme en pedagogía activa no podía parar (y de hecho, aún no he parado, ni creo que lo haga nunca). Todo me atraía tanto. Había un mundo a mi alcance tan amplio y apasionante (Montessori, Reggio, Waldorf, comunicación no violenta, acompañamiento, educación creadora, Gestalt, pedagogía sistémica, Wild, Pikler, Guijarro, más, más y más).

Esa sin duda era mi zona de confort. Yo en mi casa leyendo libros y releyendo apuntes, visitando escuelas inspiradoras. Pero el día a día con las peques seguía y, si estás en contacto con la infancia, sabes con certeza que no siempre es fácil. Eso es lo bello, tú estás ahí para acompañarles y ellos/as están ahí para que aprendas. Te ponen en situaciones difíciles que sacan de ti sombras que no son fáciles de reconocer.

¿Dónde queda en esos momentos la teoría? ¿Las pautas de acompañamiento que tenías tan claras? He de decir que, con los años, miro atrás y siento que tengo una especie de don. Eso que traes de serie y que te hace especial. Creo que en mi caso es que entiendo las necesidades de la infancia o, en el peor de los casos, tengo una gran capacidad de empatía con ellos/as. Pero eso no quita que me resultara difícil llevar a la práctica todo lo que estaba soñando. En esos momentos tan difíciles, saltan como resortes estructuras bien ancladas en mí.

Y no hay que irse al extremo. Cuando estás intentando acompañar de una manera respetuosa a la infancia al principio estás siempre en vilo, debatiéndote eternamente entre intervenir o no. Me acerco o les dejo. Les digo algo o no. Uso estas palabras o las otras.

¿No sería más fácil de jarte llevar? ¿Todo este esfuerzo merece la pena? Indudablemente. Alguna mamá me ha dicho alguna vez que ella no quiere estar siempre pendiente de qué y cómo dirigirse a sus criaturas, que ella quería relacionarse de forma natural. Claramente comprendo su inquietud, pero ¿estamos siendo auténticas cuando les damos una mala respuesta o cuando nos imponemos de manera impulsiva? La respuesta es no, simplemente porque después surge el arrepentimiento.

Así que si sigues, te permites probar, te equivocas, vuelves a intentarlo, eres sincera, experimentas, aprendes de tus errores… al final, siempre (óyeme bien, siempre, siempre, siempre), llega el momento en el que te sientes a gusto con lo que haces. Es un proceso de aprendizaje, igual que el de cualquier niño que aprende a andar o el de cualquier niña que consigue hacer su primera multiplicación. Y cuando ese momento llega, te sientes confiada, tranquila, empoderada, te redescubres, llega la calma. Siempre seguirás aprendiendo, mejorando y creciendo, y habrá momentos difíciles, pero sabrás aprender de ellos desde la compasión y el respeto que otorgas al resto. Sin duda, para mí es una de las experiencias más gratificantes: poderme relacionar con la infancia (y con la vida) desde el corazón.

Por eso he creado el Campus Virtual TFN. He puesto en él todo lo que necesitas para aplicar la pedagogía activa en tu vida, atendiendo paso a paso a cada ámbito educativo y de tu ser. Durante todo el mes de enero de 2019 si te susccribes a la newsletter de TransFormándonos tienes acceso de forma gratuita al módulo 1: Toma de conciencia sobre nuestro punto de partida ante la pedagogía activa. Este módulo está especialmente diseñado para que tomes contacto contigo, te escuches y te respetes con el mismo amor y dedicación que le otorgas a la infancia.

Es un espacio sin juicios donde poder conocer en profundidad cuál es tu rol con las criaturas de tu entorno. Tus talentos y tus pasiones te ayudarán a transformar tus limitaciones y tus miedos. Un lugar donde dejar todas las barreras, creencias limitantes y peros, para empezar a crecer de la mano de la infancia con apertura, fuerza y optimismo. Además Alternativa Holística, expertos acompañar el crecimiento personal, nos traen estrategias para afrontar el cambio.

Porque el cambio no significa eliminar todo y empezar de cero. Debe partir de las raíces, de lo que amas, se te da bien y funciona. Aférrate a ello y crece sin límites junto a tus peques. Estoy encantada de acompañarte en este precioso camino.

Seguimos TransFormándoNos juntos/as

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.